965 218 355

Reservar AhoraMejor precio garantizado

Blog

ENGAÑOS SOBRE LA ALIMENTACIÓN

Queridos compañer@s del Hotel Álamo, en nuestro post de hoy queremos resaltar la importancia de los fraudes sobre la alimentación. Es de suma importancia conocer bien los alimentos que consumimos y queremos mostraros algunos consejos que os van a servir mucho en vuestra visión como consumidores de alimentos. Si os interesa, estamos las 24 horas abiertos para atenderos y ofreceros nuestras mejores ofertas, así como para aconsejaros sobre los mejores lugares de ocio y restauración. ¡¡Llamarnos sin compromiso!!

La del atún adulterado con aditivos para devolverle el aspecto de recién capturado y el de los huevos contaminados con fipronil, un insecticida “moderadamente peligroso” según la OMS, han sido las últimas crisis alimentarias en Europa, pero no las únicas. ¿Cómo suceden estas infracciones? Ariane Vettorazzi, profesora de la Unidad de Toxicología de la Facultad de Farmacia y Nutrición de la Universidad de Navarra explica que por dos razones: la primera son los errores humanos; la segunda, el fraude. Algunos de ellos pueden suponer serios problemas para la salud, como el de la adulteración de leche con melanina que se produjo en China en 2008 y que causó problemas renales. Las consecuencias del consumo del atún adulterado no han sido graves, pero ya ha provocado intoxicación por histamina en 154 personas

  1. Cuestión de huevos: Según los datos del Ministerio de Agricultura, en nuestro país cada persona consume 137 huevos al año. La mayor parte son de gallinas criadas en jaula. Los estudios dicen que solo el 30% de los consumidores lee y conoce el significado del código de trazabilidad grabado en la cáscara. Pero constatar el origen del huevo es más fácil que eso: “En general, no sabemos que el modo de producción, es decir, lo que indica el código, debe venir obligatoriamente marcado en el envase con todas sus letras: huevos de gallinas en jaulas, en suelo, camperas o ecológicas”, informa María del Mar Fernández Poza, presidenta del Instituto Español de Estudios del Huevo. Sin embargo, “no hay diferencias respecto a la seguridad alimentaria, por lo que escoger un tipo u otro depende de otras consideraciones, como el bienestar animal”, añade Beatriz Robles, experta en Tecnología de los Alimentos. Consejo: Los huevos conservan su frescura durante 28 días, por lo que se recomienda verificar la fecha de caducidad. Marchamos como “extra frescos” o “calidad extra” solo están autorizados para los puestos hace menos de nueve días.
  2. Una historia amarga sobre la miel. La miel es antibacteriana y antiséptica, rica en antioxidantes, nos ayuda a dormir…unos 30 gramos de miel pura contiene 20 vitaminas diferentes, 18 tipos de aminoácidos y 16 minerales. Por todo eso, sentimos que estamos haciendo un gran gesto por nuestra salud cuando endulzamos con ella. El problema es que, para todos los beneficios de esa lista permanezcan intactos, la miel tiene que ser pura (sin ingredientes añadidos). Y esa es cada vez más rara en los estantes del supermercado. Las últimas cifras oficiales sobre el fraude de la miel en la Unión Europea se recogen en un informe técnico de la Comisión Europea de 2016, que detectó que un 14% de las muestras de miel analizadas estaban adulteradas con azúcar. Consejo: Descarta todas las que no indiquen su procedencia. Mejor si es de un productor local o tiene denominación de origen. Comprueba que en la lista de ingredientes solo se indica uno: miel. La miel sin procesar tiende a ser opaca y muy densa. Las más puras tienen impurezas naturales (polen, cera…) y se solidifican en cristales.
  3. El misterio de la carne picada. La aparición en 2013 de lasañas y hamburguesas de ternera o buey en las que había carne de caballo (algunas con rastros de fenilbutazona, un antiinflamatorio) multiplicó los estudios sobre que hay en realidad en las bandejas de carne picada. El último, realizado por la OCU en junio, ha comprobado que, aunque hay mejoría, existen muchas diferencias entre productos de entrada porque la mayoría no son carne picada 100%. Muchos se venden como “preparado de carne” o burger meat. Consejo: “Sin duda, lo mejor para evitar fraudes es comprar la pieza entera y pedir al carnicero que la pique”, recomienda Beatriz Robles. Si optas por derivados (salchichas, hamburguesas…), hay que leer la etiqueta. Escoger los 100% carne y que, además, tenga un contenido máximo de grasa del 20% y la relación colágeno / proteína del 15%.
  4. Jamón york que a veces no es ni jamón. La OCU lo incluyó en su listado de alimentos que no son lo que parecen. “El problema es que, bajo nombres que parecen muy similares (jamón cocido, fiambre de jamón, fiambre de magro de cerdo…), se encuentran productos procesados, de calidades muy distintas, que los consumidores no distinguen. Hablamos de que en unos casos tienen un 85%-95% de carne de cerdo (el jamón cocido) y, en otros, como el fiambre de magro, puede no llegar al 40%, explica Beatriz Robles, experta en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y consultora de Seguridad Alimentaria. ¿Y el resto qué es? Pues un cóctel variado de féculas, almidones, azúcares, sal, gelificantes… y otros aditivos que pagamos a precio de jamón y que, aunque están autorizados, su consumo en exceso no es beneficioso. Consejo: “Lo primero es asegurarse de que realmente estamos comprando jamón, que procede de la pieza entera deshuesada, tratada con salmuera y calor, y no otro producto como fiambre (que puede contener féculas) o magro (que se obtiene del picado de las piezas hasta conseguir una pasta fina)”, recomienda Beatriz Robles. Se puede saber leyendo el etiquetado o preguntando al dependiente. Desconfía de aquellos con una presencia uniforme: deben verse las fibras del músculo y presentar vetas de grasa y de diferentes tonos de color. Conviene desconfiar de reclamos como “extra jugoso”, sólo contiene más agua.

 Esperamos que os haya gustado nuestro post dedicado al fraude de los alimentos y que sigáis los consejos que os hemos ofrecido para intentar combatir contra ello y ser engañados como consumidores. Y para cualquier duda o consulta referente a reservas, ¡¡no dudéis en poneros en contacto con el Hotel Álamo!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies